Guinardó, Barcelona

Resumen de la lección 8, 4º Trimestre 2012

Lección 8  La Iglesia: en servicio a la humanidad

 

 

Escucha y Descarga el comentario del Pastor Alejandro Bullón en Mp3

 

Para escuchar al Pastor Alejandro Bullón en formato Mp3 descarguelo desde AQUI

 

 

MATERIAL DE LA ESCUELA SABATICA:

http://www.escuelasabatica.cl/2012/tri4/lecc8/leccion.htm

RESUMEN

¿QUÉ ES LA IGLESIA?

La palabra “iglesia” deriva del término griego “ekklēsia”: una asamblea o reunión de ciudadanos congregados en razón de una convocatoria pública, generalmente para tratar asuntos de orden político.

En el Nuevo Testamento tenemos un ejemplo del uso, en este sentido, de esta palabra griega en Hechos 19:32, durante el alboroto de Éfeso: “Unos, pues, gritaban una cosa, y otros otra; porque la iglesia estaba confusa, y los más no sabían por qué se habían reunido”

En la Septuaginta (traducción al griego del Antiguo Testamento) se emplea frecuentemente para traducir la voz hebrea kahal, que se refiere a la congregación de Israel como pueblo de Dios “Anunciaré tu nombre a mis hermanos; en medio de la iglesia te alabaré” (Salmo 22:22)

En el Nuevo Testamento, se usa para describir al conjunto de creyentes cristianos (nunca para describir el lugar o edificio donde se reunían) “Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hechos 2:47)

LA IGLESIA COMO PUEBLO DE DIOS

“Porque eres pueblo santo a Jehová tu Dios, y Jehová te ha escogido para que le seas un pueblo único de entre todos los pueblos que están sobre la tierra” (Deuteronomio 14:2)

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” (1ª de Pedro 2:9)

El concepto de iglesia como pueblo de Dios es aplicable tanto al antiguo Israel como a la iglesia cristiana actual. Ambas iglesias constituyen el pueblo de Dios en distintos periodos de la historia

En tiempo de los apóstoles, el pueblo de Dios se reunía formando “iglesias” que a su vez formaban asociaciones mayores:

  • Iglesias que se reunían en casas particulares (Romanos, 16: 5)
  • Estas iglesias tenían reuniones periódicas con otras de la misma ciudad (1ª de Corintios 1:2)
  • Las iglesias también se agrupaban según la zona geográfica, como las iglesias en Galacia, o en Palestina (Gálatas 1:2; Hechos 9:31)
  • Todas estas iglesias formaban una única iglesia universal (1ª de Timoteo 3:15)

LA IGLESIA COMO CUERPO DE CRISTO

“Y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo” (Efesios 1:22-23)

Cristo es la Cabeza. Él dirige y gobierna a la iglesia como la cabeza dirige y gobierna al cuerpo.

Como cuerpo de Cristo, tenemos grandes privilegios. Tenemos “la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo”.

Cristo ha obsequiado sus características y su plenitud en la iglesia, colmándola así de vida santa y abundante” (CBA, sobre Efesios 1:23)

Como cuerpo de Cristo, también tenemos grandes responsabilidades. Debemos formar una unidad formada por muchos miembros, y todos nosotros debemos ser uno con Cristo.

“Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo” (1ª de Corintios 12:12)

LA IGLESIA COMO MISIÓN

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” (Mateo 28:19-20)

Jesús dejó muy clara la razón por la cual quería que sus discípulos se reunieran en “asamblea” (ekklēsia). Los hermanos nos reunimos para cumplir la misión que Él nos encomendó. En ese sentido, la iglesia es una misión.

La evangelización es la misión principal de la iglesia. Pero, además de ella, la iglesia cumple otras funciones:

ü  La edificación de los creyentes (1Tim. 4:6)

ü  La adoración (Ef. 1:6)

ü  Ayuda a la sociedad (Stg. 1:27)

LA IGLESIA COMO UNA UNIDAD

¿Es posible que la iglesia pueda cumplir su misión sin la unidad?

Jesús intercedió especialmente por la unidad de su iglesia.

“Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno”  (Juan 17:20-22)

La unidad es un don otorgado por el Padre, el cual debemos reclamar cada uno de nosotros.

La unidad comienza con cada uno de nosotros, como seguidores de Cristo, no solo de nombre sino de una vida de verdadero sacrificio propio, dedicada a una causa y a un bien mayor que nuestras personas.

EL GOBIERNO DE LA IGLESIA

Otro requisito importante para cumplir la misión es la organización. Todo lo que atañe a la iglesia debe hacerse “decentemente y con orden” (1Co. 14:40)

Desde su mismo comienzo, la iglesia universal tuvo sus dirigentes reconocidos (Gál. 2:9; Hch. 15:22). De igual manera, cada iglesia local se organizó bajo el liderazgo de ancianos y diáconos (1Tim. 3; Tito 1:5)

La Iglesia Adventista se rige por un modelo de gobierno representativo donde los líderes reciben su autoridad de la feligresía, reunida en asamblea. Jesús, como cabeza y máximo dirigente de la Iglesia, dejó muy claro el fundamento sobre el cual un líder puede ejercer su autoridad: el servicio.

“Mas no así vosotros, sino sea el mayor entre vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve. Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre vosotros como el que sirve” (Lucas 22:26-27)

                                                                                                                          Sergio Fustero.